jueves, 16 de mayo de 2019

RESEÑA: Choque de Reyes

¡Hola, Hola! Luego de postergar su lectura por otros libros que fueron surgiendo en el camino, por fin me senté a leer Choque de Reyes, el segundo libro de la saga Canción de Hielo y Fuego, escrita por George R.R. Martin, y segunda lectura de la #LCHieloYFuego.



"Ahora hay más reyes en el reino que ratas en un castillo", afirma uno de los personajes de Choque de reyes. Y es que después de la sospechosa muerte de Robert Baratheon, el monarca de los Siete Reinos, su hijo Joffrey ha sido impuesto por la fuerza, aunque "quienes realmente gobiernan son su madre, un eunuco y un enano", como dice la voz del pueblo. Cuatro nobles se proclaman, a la vez, reyes legítimos, y las tierras de Poniente se estremecen entre guerras y traiciones. Y todo este horror se encuentra presidido por la más ominosa de las señales: un inmenso cometa color sangre suspendido en el cielo.

En esta novela prodigiosa nada es realmente lo que parece ser. Los protagonistas, trazados con una complejidad asombrosa, son capaces de hacerse odiar o amar desde las primeras páginas. George R. R. Martin, con pulso firme y enérgico, vuelve a ofrecernos un brillante despliegue de personajes, en una trama rica, densa y sorprendente. Nos convierte en testigos de luchas fratricidas, intrigas y traiciones palaciegas en una tierra maldita por la guerra, donde fuerzas ocultas se alzan de nuevo y acechan para reinar en las noches del largo invierno que se avecina.


Los Stark, los Lannister y los Baratheon se disputan el Trono de Hierro, pero todo se complica cuando el Norte deja estar al mando de Robb, por motivos de un intento de alianza que sale mal, y los hermanos Stannis y Renly se disputan entre ellos el trono legítimo.

Mientras tanto, Bran sigue siendo el señor de Invernalia en ausencia de su hermano mayor, y debe lidiar no solo con esa responsabilidad, sino también con unos sueños de lobos que parecen mostrarle algo más que solo imágenes de la fantasía de los sueños.

Sansa se mantiene como prometida del rey Joffrey, pero a esas alturas, es lo último que desea. Trata de mantener su papel como aliada de los Lannister y renegando de su hermano traidor, pero aun así, parece no ser suficiente. En camino por mantenerse viva se encontrará con algunos aliados que prometerán llevarla a casa.

Arya es ahora un chico de nombre Arry que parte hacia el Norte para unirse a la Guardia de la Noche, o eso es lo que sus acompañantes creen, pero luego de ser testigo de toda la destrucción que las tropas de los Lannister han dejado en el camino, su grupo es atacado y Arya termina como esclava en el mismo castillo que ha tomado Tywin Lannister.

Del otro lado del Muro, tenemos a Jon Snow junto con la Guardia de la Noche, explorando hacia el norte y adentrándose en el Bosque Encantado. Ahí, la Guardia descubrirá la rebelión que se está formando entre los salvajes junto a Mance Rayder, y su intención de marchar hacia el Muro.

Daenerys Targaryen se adentra en el desierto rojo, acompañada por Ser Jorah, los pocos miembros que quedan de su khalasar y sus tres dragones. Decidida a pedir ayuda para poder reclamar lo que le pertenece por derecho, Danny verá fallar todos sus objetivos de conseguir un ejércitos y barcos que la lleven hasta los Siete Reinos.

"Si le cortas la lengua a un hombre no demuestras que estuviera mintiendo, demuestras que no quieres que el mundo oiga lo que pueda decir".

Bueno, qué difícil es contarle de qué van los libros de Game of Thrones sin hacer spoilers, pero espero que más o menos puedan ubicarse, y es que en este libro seguimos la línea de diferentes personajes narrando desde diversas partes de Poniente y Essos, como en el libro anterior.

Nuevamente tenemos un prólogo que nos presenta la situación actual, y nos deja entrever hacia dónde se va a dirigir la trama de este libro.

Comenzamos con capítulos que nos ubican dónde se encuentran nuestros personajes y cuáles son sus objetivos para esta trama, y tengo que admitir que ese tipo de planteo me gusta mucho. Cuando el señor Martin te presenta un personaje lo hace ya con esos objetivos fijos que llevará o no a cabo durante la historia, y creo que es una manera bastante clara de saber hacia dónde van a ir las cosas.

Fuente
Sigo amando a mis niños Stark, Arya se ganó todo mi respeto, comienzo a no entender el odio hacia Sansa que tienen algunas personas, seguiré defendiendo a Bran de cualquier persona que lo insulte, sigo temiendo por la vida de Robb, y estoy preocupada por el Snowy (aka Jon Nieve) y su destino en el siguiente libro.

Estoy viendo un desarrollo de personajes que me gustan mucho, como es el caso de Lady Stark. En el primer libro no me gustó demasiado, pero siento que en este deja aflorar toda su sensibilidad y eso la hace mucho más humana y logré simpatizar mejor con ella. Lo mismo me sucede con Cersei, sigue estando en la lista de personajes que me gustaría que murieran, pero tal vez bajó algunos escalafones.

En cambio, hay personajes que en el libro anterior me daban igual y en este los detesté. Sí, estoy hablando de ti, Theon Greyjoy.

Con respecto a la trama, es cierto que libro a libro se va tornando más oscura, pero una de las cosas que más me preocupan es la diversidad de batallas que se avecinan y la manera en que el señor Martin pueda llegar a manejar todo eso, me da curiosidad.

Me di cuenta que si en el libro anterior, el señor Martin hacía descripciones excesivas de las vestimentas de los personajes, en este le tocó el turno a la comida. Aunque tengo que admitir que por alguna razón, no sé si es la narrativa del autor o qué, pero cuando esas cosas pasan mi cabeza de escritora dice que eso es excesivo y podía pecar de infodumping, pero a la vez, a mi mente lectora no le molesta, y ambas llegan a la conclusión de que el señor Martin tiene un don para eso. O sea, el don de describirte un menú entero en un párrafo y no molestarte.

Pero si tengo que hablar de lo que más me gusto de este libro, diría que es el humor.

En Juego de Tronos había situaciones cómicas, pero siento que los adultos se llevaron demasiado el protagonismo y eso la volvió una novela un poco más "seria", y a la vez, tiene situaciones un poco más duras, como la cantidad de muertes importantes que suceden. Y sin bien en este libro eso se mantiene (y hay un número de violaciones que llegó a chocarme), el componente fantástico comienza a tener un papel más importante y los niños empiezan a ser los verdaderos protagonistas, y eso me da la sensación de una novela más juvenil.
"—Tenemos que ser muy sigilosos, iremos muy despacio —le ordenó.
—¿Quién anda ahí? —retumbó una voz desde la oscuridad.
—¡Me rindo! —Pastel Caliente se puso en pie de un salto y, cuando tiró su espada, una docena de cuervos se alzaron de los cadáveres entre graznidos de protesta. Arya le agarró la pierna y trató de hacer que se agachara, pero el muchacho se liberó y echó a correr, agitando los brazos—. ¡Me rindo, me rindo!".

No sé qué más decir sin entrar a hacer comentarios con spoilers, así que solo dejaré en claro que Choque de Reyes me encantó, no sé si superó a su antecesor, pero está claro que no me decepcionó en lo absoluto (eso si no contamos las muertes que yo quería que sucedieran y no pasaron), y me dejó con muchísimas ganas de leer el siguiente.

Espero que les haya gustado y nos estamos leyendo.

Bye, Bye!


RECORDATORIO de que en los meses de mayo y junio estaremos leyendo Tormenta de Espadas.

domingo, 12 de mayo de 2019

Opinión sobre...Máquinas Mortales (2018)

¡Hola, Hola! Sé que esta película se estrenó en diciembre, a Uruguay llegó en enero, y yo recién la estoy viendo, pero créanme cuando les digo que no me arrepiento de no haber ido a verla en el cine, porque hubiese salido muy enfadada y estafada.


Máquinas Mortales es una película dirigida por Christian Rivers, producida y adaptada por Peter Jackson y basada en el primer libro de la saga del mismo nombre escrita por Philip Reeve. Se estrenó el 14 de diciembre del 2018, y está ambientada en un futuro post-apocalíptico con toques steampunk donde las ciudades depredadores se comen unas a otras.

Fuente
No les voy a contar de qué va la película en detalle porque tengo reseña del primer libro, y no niego que esta entrada contenga spoilers, porque he venido aquí a quejarme del fiasco que hizo Peter Jackson con esta película.

Todo empieza con un guiño al final del cuarto libro que es precioso y capaz ahí ya me emocioné, seguimos con escenas que plantean desde el inicio como es la situación de las ciudades más pequeñas y nos introducen al imponente Londres que ha cruzado el puente de tierra, abandonado Europa en busca de un nuevo territorio de caza.

Visualmente estas escenas son increíbles y la banda sonora es una maravilla, mi problema viene cuando comenzó a introducir los personajes.

Tengo que admitir que Hester es muy Hester. Era al personaje que le tenía más miedo porque me daba la sensación que la querían dejar como una heroína, y la verdad es que Hester es todo menos eso en cualquiera de los cuatro libros. Aunque sigo pensando que no me gusta que tenga dos ojos y una cicatriz de no es nada, y aun así se la tilde de fea.

Tom es...bueno, no es Tom. Tiene cosas del personaje, y por momentos se me hacía el muchacho torpe y miedoso del libro, pero toda esa iniciativa que tiene desde el inicio no es para nada propia de él. O sea, es gracioso y hasta te cae bien.

Tuve un problema con Anna Fang cuando la introducen y es que hace algo que ni ahí es propio del personaje; aun así me gustó la caracterización de la actriz y toda la badass que la hizo, aunque toda esa dulzura y carisma que tiene Anna en el libro se pierde un poco.

Fuente
Hago mi queja lésbica diciendo que Peter Jackson me eliminó el ship lésbico del libro (que es demasiado obvio y se vuelve canon en el cuarto libro), y me potenció el ship hetero de Anna, y obviamente, ahí ya tenemos un punto en contra.

Siguiendo con los personajes, hablemos de Valentine y Katherine. Valentine se llevó todo el protagonismo como el malvado y eso es algo que se ve desde los trailers, y no me gustó. Se contradice muchísimo con el personaje del libro que es solo una marioneta de alguien que quiere poder, y la relación con su hija se pierde completamente.

Y es ahí cuando vamos a Katherine, eliminaron completamente su trama. Kate es protagonista en el libro, tiene capítulos propios y ella es la heroína de Máquinas Mortales. Desdibujaron su trama de una manera tan, pero tan mal, y todos los personajes con los que se relacionan parecen secundarios de relleno.

Ahora bien, si desdibujaron una trama tan importante como la de Katherine, qué pasó con la trama de Hester y Tom.

Bueno, pues al principio va bastante bien, y de hecho, avanza siendo “fiel” al libro en ese sentido, haciendo sus grandes cambios y adaptando algunas cosas de forma diferente, pero la esencia estaba. La cosa cambia cuando va una hora y algo de película, y Peter Jackson decide que va a tirar a la mierda la trama de los tres libros restante y hacer un final que saca cualquier posibilidad de una continuación (cosa que es entendible, pero no comparto).

Fuente
No sigue cosas básicas y que son sumamente importantes para la continuación de la saga, ni siquiera respeta las muertes o decisiones que toman los personajes que son de vital importancia. De verdad, no sé en qué estaba pensando cuando decidió terminar la película de esa manera.

Creo que con todo esto que he dicho no tengo que aclarar que la película no me gustó, y entiendo perfectamente el enojo de los fanáticos de la saga cuando se estrenó.

Aun así, tengo que decir que cuando la empecé estaba mentalizada con lo que había dicho el señor Reeve en diciembre; Máquinas Mortales no es una adaptación, es una historia del mundo. Tiene a los personajes, respeta el worldbuilding en su mayoría y creo que de verdad en el sentido estético la película es genial, pero la trama llega un punto en que es como un retelling.

¿La terminé muy enfadada? Sí, pero tengo que decir que a pesar de eso, la recomiendo. Porque aunque fue un fracaso en taquilla durante su estreno y tuvo demasiadas críticas negativas, si yo no fuera fan de la saga, la hubiese disfrutado y hasta habría salido bastante encantada.

Para mí no es una mala película, y de hecho sigo sin entender de dónde salió todo ese odio hacia ella, pero como adaptación, definitivamente no funciona.


En fin, que tenemos salud, llegó Vuelos Nocturnos a Uruguay y crucemos los dedos para que el señor Reeve siga escribiendo libros sobre el mundo de Máquinas Mortales.

Espero que les haya gustado y nos estamos leyendo.

Bye, Bye!

jueves, 9 de mayo de 2019

RESEÑA: Heredera de Fuego

¡Hola, Hola! Ha pasado un tiempo desde la última vez que traje por aquí una reseña de un libro de la saga Trono de Cristal, pero durante abril, gracias a las #LCDeFuego que organizaron algunos BBB de nuestra comunidad, leí Heredera de Fuego, el tercer libro de la saga, y hoy les traigo la reseña.


Esta reseña contiene spoilers de los anteriores libros de la saga

Celaena Sardothien ha sobrevivido a mortíferos combates y a la demoledora experiencia del desamor, pero a un costo indescriptible. Ahora debe viajar a una nueva tierra para enfrentar su más oscuro pasado, una verdad sobre su historia que podría darles un vuelco a su vida y a su futuro para siempre.


Mientras tanto, brutales y monstruosas fuerzas se van reuniendo en el horizonte e intentan esclavizar su mundo. Para derrotarlos, Celaena debe hallar la fortaleza no solo para combatir a sus propios demonios internos, sino para vencer al mal que está a punto de desencadenarse.

La asesina del rey enfrenta el desafío de un destino aun más importante y arde con un resplandor más impresionante que nunca antes en esta continuación del bestseller Corona de medianoche.


Heredera de Fuego es el tercer libro de la saga Trono de Cristal escrita por Sarah J. Maas, publicado el 2 de setiembre del 2014 en inglés.

Al comenzar la historia tenemos a una Celaena borracha, malhumorada, que se la pasa apostando y peleando desde que llegó a Wendlyn, donde debía llevar a cabo una misión como la Campeona del Rey; pero su misión personal es cumplir la promesa que le hizo a Nehemia, salvar a la gente de Eyllwe.

Para lograr eso debe encontrar toda la información posible sobre las llaves del Wyrd, y poder derrotar al rey de Adarlan, pero la única persona capaz de darle la información que necesita es la Reina Maeve, quien se niega a hacerlo hasta que ella sea capaz de demostrarle la magnitud de su poder, y quien decidirá si está lista para eso es Rowan, un soldado fae, quien la entrenará por meses, poniéndola a prueba y llevándola al límite.

En Adarlan, el soldado Aedion ha regresado de la batalla con los rebeldes del norte. Chaol, quien sabe la relación familiar que tiene el soldado con la verdadera identidad de Celaena, decide vigilarlo, y así descubre las verdaderas intenciones y rumores que hicieron regresar a Aedion a la capital del reino.

Mientras tanto, Dorian necesitará más que nunca encontrar la manera de aprender a controlar sus poderes, y para eso tendrá la ayuda de una curandera del castillo, Sorscha, con la que desarrollará una relación que va a más allá de lo que le permite su título como príncipe.

Y a la vez que sucede todo esto, tenemos a Manon Blackbeak y un juego de competencia entre los tres clanes de brujas para nombrar a la líder que llevará a todas las brujas a recuperar la tierra que les fue robada.

La lectura de este libro me llevó más tiempo del que yo había estipulado y el estrés con que terminé una vez finalizado, se asemejó a la resaca lectora que me provocó Juego de Tronos en su momento.

Es una novela que comienza con un primer párrafo que desde mi humilde opinión, es el mejor primer párrafo que he leído en mi vida. La elección de las palabras y la manera tan clara en que sabemos ya desde el inicio la situación en que se encuentra Celaena, es magnífico.

Porque en este libro tenemos una Celaena completamente destrozada, luego de todo lo sucedido en el libro anterior, todo lo que venía acarreando desde las historias cortas, y ese pasado que ahora le pesa más que nunca, la hacen un personaje sumamente depresivo, y tengo que admitirlo, eso llegó a desesperarme.

Su trama avanza lento, paso a paso, mientras va conociendo ese mundo del que quiso escapar 10 años atrás, se va conociendo nuevamente a sí misma y aceptando lo qué es y lo que podría llegar a lograr.
La historia en Adarlan en cambio, es diferente.

Desde el primer momento comienza la acción, el regreso de Aedion, la desconfianza de Chaol y la pequeña trama que se va formando con Dorian, tienen un ritmo mucho más vertiginoso, y un nivel de acción y tensión que mantienen viva la primera parte del libro.

Fuente
La trama de Manon fue...confusa. Me pareció interesante desde el principio por toda la novedad que aportaba. Habíamos conocido un poco de las brujas con Baba Yellowlegs en Corona de Medianoche y sabíamos que las cosas se pondrían extrañas luego de su muerte, pero esto que se comienza a cocinar en los juegos que enfrenta a los tres clanes es un poco enrevesado al principio.

No sé explica muy bien qué está pasando hasta que los capítulos de Manon avanzan, y en cierta manera, vamos conociendo junto con ella lo que están tramando las matronas de los clanes.

Es una historia que va mejorando conforme la trama va a avanzando progresivamente, y se podría decir que tiene ese pequeño defecto que tenía el segundo, la primera parte es más lenta, pero con pequeñas cosas que mantienen alerta al lector, y es cierto que si no eres capaz de comprender a la Celaena de este libro, puede llegar a volverse muy denso.

A partir de la segunda parte las cosas cambian, aunque no siento que sea de una manera tan radical como en el segundo libro; sino que sientes el cambio, pero a la vez sabes que Sarah te estuvo preparando para eso, entonces no se vuelve tan drástico.

Obviamente, los últimos capítulos son demasiado geniales, y la manera en que terminó me dejó con demasiadas ganas de leer el cuarto, pero a la vez sé que debo procesar todo lo que pasó en este porque llegó un punto en que la información me desbordó, y como les dije al inicio, me provocó mucho estrés.

Los capítulos finales dejan todo en una situación demasiado complicada para todos los personajes, y esa frase final me dio la vida.


En fin, Heredera de Fuego es un libro que sobrepasa a sus antecesores donde todo era más introductorio, pero sin llevarnos directamente hacia la acción. Es un libro puente entre la información básica que ya teníamos y la acción que de seguro nos espera en Reina de Sombras.

¿Ha sido este libro por fin el que me ha dado el impulso para seguir con la saga? Sí, y admito que si no fuera por algunas cosas, estaría a la par de The Assassin's Blade.

Espero que les haya gustado y nos estamos leyendo.

Bye, Bye!

domingo, 5 de mayo de 2019

Resumen Camp Nanowrimo Abril 2019

¡Hola, Hola! No sé para ustedes, pero para mí abril se pasó a la velocidad de la luz, y todavía no puedo creer que sobreviví. Hoy les vengo a contar cómo me fue en una de las tantas cosas que estuve participando este mes: el Camp Nanowrimo.


Para quienes no lo sepan, el Camp Nanowrimo es un reto de escritura que consiste en escribir durante todo el mes de abril, y cada uno puede elegir el número de palabras, páginas, horas a las que quiere dedicar escribir, entre muchas otras cosas más como meta para ese mes.  Yo me había propuesto escribir 30.000 palabras en 30 días, y tengo que adelantarles que lo logré, pero vamos por parte.

Empecé el mes super motivada y en la primera semana había logrado llegar a 10.000 palabras, y con eso finalizar la escritura del primer borrador del #ProyectoContinenteIII, que es hasta la fecha la novela más larga que he escrito y la historia del Continente que menos tiempo me ha llevado.

Concluido esto, comencé una nueva semana y la escritura del #ProyectoContinenteV, y acá es cuando llegó el bajón.

Apenas llegué a completar las primeras 2.000 palabras del borrador luego de cinco días tratando de avanzar en algo, me costó muchísimo empezar con esta novela, y por eso decidí pasarme al #ProyectoContinenteIV; ahí la cosa mejoró.

A la vez que estaba escribiendo este borrador, también escribía las entradas del blog para mayo, y creo que eso hizo que mi cerebro se estableciera una rutina un poco más intensa, y bien me sentaba, tenía que comenzar a escribir.

Tuve una tercera y cuarta semana de abril dónde disparé un montón en número de palabras, y antes de terminar le mes ya había llegado a mi meta de 30.000, pero aun así continué escribiendo, y como es costumbre, los dos últimos días enloquecí y llegué a escribí más de 3.000 palabras por día.

Tengo que admitir que mi meta era sobrepasar las 30.000 palabras que me había propuesto, porque quería terminar el Continente III, y a la vez escribir 15.000 palabras del Continente IV, y 15.000 palabras del Continente V, y puedo decir que este último a pesar de lo que me costó comenzar con él, terminó con cerca de 20.000 palabras.

Así que puedo concluir un mes de abril bastante exitoso en cuanto a números en escritura, pero también tengo que decir que ha sido un mes donde sentarme a escribir me ha costado, donde la mayor parte de lo que escribí no me gusta, y donde mis niveles de ansiedad e inseguridad se dispararon muchísimo.

Estoy llegando a la recta final de una saga que quiero mucho, donde muchas cosas deben encajar y ser brújula me está causando mucho estrés, pero a la vez soy imposible de ser mapa con el Continente, así que trato de hacer una mezcla entre los dos tipos de escritor, que muchas veces no me funciona muy bien, pero aquí seguimos, escribiendo; a pesar de que soy la primera en tirarme abajo y la primera en querer volver a dejar la hoja en blanco.

Con esto les quiero dejar un mensaje un poco motivacional, porque he visto a varios de ustedes bajonearse por redes sociales, y quiero decirles que está bien que no nos guste todo lo que escribimos, porque eso significa que somos autocríticos con nosotros mismos y es importante, pero también hay que entender que no todo lo que vamos a escribir será perfecto, pero que siempre siempre, se puede aprender. Ser escritor no se basa solo en el talento, es un oficio que se aprende, y se perfecciona con leer y escribir.

No tengo mucho más para contarles de este Camp Nanowrimo, y en el mes de mayo me he obligado a mi misma a descansar, así que no creo estar tan activa en el tema de escritura. Conociendo a mi cerebro de seguro el descanso no me dura todo el mes, pero trataré de obligarme lo más que pueda, porque si bien mi mente quiere seguir trabajando, tiene que entender que llevamos desde el 1 de enero escribiendo y corrigiendo, y que los descansos también son necesarios.


Y eso es todo, espero que les haya gustado y que a pesar de los malos días demasiado largos, nunca pierdan las ganas de escribir.

Nos estamos leyendo.

Bye, Bye!

jueves, 2 de mayo de 2019

RESEÑA: Leah a destiempo

¡Hola, Hola! Hoy les traigo una reseña de un libro que se coló entre mis lecturas de abril, pero no fue para mal.


Gracias a Ediciones Urano Uruguay por mi ejemplar.


Cuando se trata de tocar la batería, Leah Burke suele tener buen ritmo, el tiempo es como su especialidad. Pero en su vida personal las cosas suelen ir a destiempo. 
Leah, una anomalía en su grupo de amigos, es la hija única de una joven madre soltera, y su vida es sin dudas la menos privilegiada. Le encanta dibujar, pero se siente demasiado cohibida para mostrar sus creaciones. Y a pesar de que su madre sabe que es bisexual, ella aún no ha podido reunir el coraje para contárselo a sus amigos, ni siquiera a Simon, su mejor amigo abiertamente gay. 
De modo que Leah, en realidad, no sabe qué hacer cuando su sólido grupo de amigos comienza a resquebrajarse de formas inesperadas. Con el baile de graduación y la universidad asomándose por el horizonte, la tensión crece cada vez más. Para ella es difícil dar con la nota correcta cuando la gente a la que quiere está sumida en conflictos, en especial, cuando se da cuenta de que tal vez quiera a una persona más de lo que alguna vez había pensado.


Leah a destiempo es una especie de spin off del libro anterior de Becky Albertalli, Yo soy Simon (o el sinfín de nombres que tiene este libro), y nos cuenta qué sucede en la vida de estos personajes en los últimos meses antes de ir a la universidad desde la perspectiva de Leah Burke.

Leah es una de las mejores amigas de Simon Spier, le gusta dibujar y es baterista en la banda de la escuela, también es bisexual, pero solo lo sabe su mamá, cosa que ni ella misma entiende teniendo en cuenta que su mejor amigo es abiertamente homosexual.

La novela comienza cuando la cercanía de las despedidas, las elecciones de las universidades, y el baile de graduación están a la vuelta de la esquina, y el grupo de amigos de Leah comienza a desmoronarse. Simon solo quiere mantener todo en estabilidad hasta la graduación, y pide la ayuda de Leah para eso, pero qué pasaría si la misma Leah está a punto de desmoronarse.

"Pero apesta que la vida siga su curso sin ti. A veces me siento excluida incluso cuando la vida se mueve junto a mí"

Leí Yo soy Simon el año pasado, y la razón por la cual no hice reseña fue porque no me gustó, y es un libro amado por tantas personas que pensé que hacer una reseña negativa no era la mejor opción. Le di una oportunidad a la película, pero solo terminó haciendo que odiara más la historia, y finalmente desistí. Pero entonces Becky Albertalli decide sacar este spin off, donde tenemos a una chica bisexual tratando de lidiar con el hecho de que le gusta una de sus amigas, y pues si conocen este blog desde hace tiempo sabe que las historias entre amores de chicas siempre son bienvenidas.

Y tengo que admitirlo, Leah a destiempo me gustó. Es un libro donde no sucede nada que perturbe nuestras vidas, pero por alguna razón es sumamente adictivo. Son un grupo de amigos lidiando con cosas típicas de las películas para adolescentes antes de la graduación, cosa que es bastante irónico porque Leah se vive quejando que odia los clichés.

Fuente
De hecho, es Leah quien hace que este libro sea tan adictivo. Su humor es genial, y todas las referencia que hace a cosas frikis y que conocemos todos, te sacan una risa. Ni hablar de su madre, una mujer joven que quedó embarazada en el último año de preparatoria, es de esas madres divertidas, pero sin dejar de ser estrictas.

Podría decir que fue lindo reencontrarse con el grupo de amigos de Simon Spier, pero la verdad es que me dio igual, porque son personajes que siempre me dieron igual. Aunque si soy sincera, tengo que decir que estos personajes fueron mi problema en el primer libro y lo volvieron a hacer en este.

Yo puedo comprender que sean adolescentes, y que los adolescentes son un poquito intensos y que de todo hacen un drama, pero es que estos chicos toman decisiones tan malas en situaciones tan simples. Hacen de pequeñas cosas un problema gigante que se puede resolver hablando, y se toman todo sumamente personal. Y es que, van a entrar a la universidad, vamos a madurar un poco. (Perdón, pero de verdad me sacan de quicio).

Pau del blog Peek A Book, nombra en su reseña que no le gustó la actitud de Abby en el libro, y tengo que darle la razón. Abby es la típica chica que está descubriendo su orientación sexual y "utiliza" a la otra chica para experimentar, porque parece que uno para darse cuenta si es homosexual o bisexual, tuvo que haber sido antes hetero y experimentar, porque sino pasamos la vida confundidos. Sí, Becky, en esto la has embarrado.

AVISO DE POSIBLES SPOILERS ↓

Aunque tengo que admitir que lo que más me molesto de este libro no fue eso, porque la actitud de Leah a esas situaciones es de levantarte y aplaudir, sino el final que hace que todo eso bueno se vaya por un tobogán a Yugoslavia.

O sea, es un final demasiado perfecto. No hay un solo personaje que no termine en pareja, feliz y contento, y es que yo entiendo que los autores quieran darle al colectivo LGBT finales felices, y más a las relaciones entre chicas que siempre terminan mal, pero es que hay cosas y cosas, y aquí no daba para que terminaran felices y comiendo galletas.

Peeero, a pesar de todo esto, el libro me ha gustado bastante, más de lo que yo creía teniendo en cuenta que Yo soy Simon pasó sin plena y gloria por mi vida lectora. Leah es el salvavidas de este libro, es genial y de seguro pueden llegar a sentirse identificados con ella en algún punto.

"Odio cuando los imbéciles tienen talento. Quiero vivir en un mundo en el que la gente buena sea la mejor en todo, mientras que la gente de mierda sea la peor". 

En resumen, Leah a destiempo es un spin off donde no encontrarán la historia más vertiginosa con un montón de acción, pero el humor en la narración los hará disfrutar del libro que se puede leer sin problemas en una tarde, porque de verdad, es muy adictivo.

Espero que les haya gustado y nos estamos leyendo.

Bye, Bye!

domingo, 28 de abril de 2019

Corrección escritoril

¡Hola, Hola! Este último domingo de abril vamos a hablar sobre un tema que no sabía que les interesaba tanto hasta que comencé a compartir mis avances en la corrección del #ProyectoManzana y #ProyectoContinenteII este verano, así que vamos a ello.



Suelo corregir de manera diferente según que tan planificados estén mis proyectos; por la razón de que si fui más mapa, la novela estará estructurada y estaré más segura de que seguirá una línea argumental ya definida. En cambio, cuando soy brújula, escribo escenas sueltas que voy hilando a medida que voy avanzando en la escritura y luego queda un disparate gigante que debo recolocar.

Y es por ese disparate que vamos a comenzar.

Marco en celeste las escenas
o capítulos que ya están corregidos
Lo primero que hago es abrir otro documento en blanco al cual le pongo el nombre de la novela y le doy la categoría de manuscrito oficial, porque es en ese documento en blanco donde comienzo a organizar el disparate de escenas inconexas. Pero antes de todo eso hago dos cosas que cuando soy mapa las hago durante la planificación, y siendo brújula las hago durante la corrección; escribo una escaleta tentativa y me documento sobre cosas que fui anotando a medida que iba escribiendo.

Una vez que tengo lista la escaleta comienzo a leer el borrador, corregir faltas de ortografías y signos de puntuación, y voy copiando y pegando las escenas que comprenderán cada capítulo en el documento nuevo, y marcando con un resaltador las partes que ya están corregidas y en el manuscrito oficial para no confundirme.

Terminado de armar el manuscrito oficial, comienzo a corregir de una manera más minuciosa. Releo y voy marcando aquellas escenas que no sé si voy a dejar, párrafos de descripciones que no me convencen, y los lugares dónde esa documentación que hice al principio falta, pero también voy marcando aquellos diálogos que me gustan o me hacen reír, descripciones que me enorgullecen (y para entender esto tienen que saber que soy muy mala en las descripciones); en fin, no solo cosas malas y para corregir, sino también cosas buenas.

¿Para qué hago esto? Como balance emocional. Lo comencé a implementar en la corrección del #ProyectoContinenteII, porque es una novela que me produce demasiada inseguridad, y ver que entre páginas y páginas de cosas que no me convencían, había cosas buenas, me levantaba un poco el ánimo.

Una vez hice esta primera corrección oficial, por así decirlo, vuelvo a releer decidiendo qué se queda y qué se va, qué se cambia y qué no. Al terminar esto me gusta dejarlo reposar una semana o dos, y volver a releer ya no tanto como escritora sino como lectora, corrigiendo algunas faltas que se me pasaron y cosas mínimas; para luego contactar a los lectores betas y mandarles el manuscrito.

Siempre podemos rescatar algo que nos guste
de nuestros borradores, nunca está todo perdido.
¿Qué son los lectores betas o lectores cero? Son los primeros lectores de tu novela, las primeras personas que tendrán un acercamiento a tu historia y podrán ayudarte a mejorarla, ya que ellos verán cosas que tú como escritor no te diste cuenta, y es normal. Como creador de la historia es imposible que notemos cosas que alguien ajeno al mundo puede llegar a notar.

Lo que tarden los lectores betas en leer tu novela y darte una opinión con sus comentarios varía según la extensión de la historia y el tiempo con el que dispone la persona a la cual se lo has mandado, y hay que tener en cuenta que a menos que remuneres ese trabajo del lector beta, deberías ser paciente y no asfixiar a la persona que muy amablemente ha cedido a leer tu novela; así como el lector beta debe ser responsable y entender que el escritor lo acaba de involucrar en un proceso que para él puede llegar a producir bastante ansiedad.

De mi parte suelo ser bastante paciente, pero es cierto que eso se debe a que no tengo la intención de mandar la novela a ningún lado, así que lo que se tarden mis betas en leerla, no suele perjudicarme en nada. En cambio, si tienes una recepción de manuscrito en la mira, podrías acordar con tus betas una fecha límite para entregar el manuscrito corregido, siempre con respeto, claro está.

Pero bueno, una vez los betas leyeron tu novela, yo recomiendo tener la mayor cantidad de opiniones posibles para poder comparar las correcciones. Algunas veces estamos cegados en que eso que nos corrigen está bien, pero cuando dos o tres betas marcan el mismo error, hay que ver si no estamos mal nosotros. También hay que tener en cuenta que los lectores betas no tienen las palabras mágicas y no siempre debes hacer lo que ellos digan, el escritor sigue siendo tú y la obra sigue siendo tuya, pero tampoco nos pongamos sobreprotectores, que la novela va a tener errores es un hecho, y tampoco eso es algo malo, si hacemos esto siempre es para mejorar.

Una vez corregimos los comentarios de los betas, podemos esperar a que lleguen más comentarios o simplemente hacer lo que yo llamó "la última gran lectura", que sería la corrección definitiva antes de decidir qué vas a hacer con tu novela.

Hecha esa "última gran lectura", lo que pase con tu historia ya es decisión tuya. Puedes mandarla a concursos, a recepciones de manuscritos o editoriales que acepten manuscritos todo el año, puedes comenzar a trabajar en su autopubliación, o simplemente puedes dárselas a un grupo de amigos para que la lean o guardarla para ti. Todo es válido, y nada te hace menos o más escritor por cualquiera de las opciones que elijas.

Por mi parte, no les pudo dar ningún consejo con respecto a este último punto porque las trece novelas que llevo escritas están bien guardadas en sus cajones, pero aun así me sigo considerando escritora, porque es lo que hago día a día, escribir.


En fin, que esto sería todo por el tema de la corrección de una novela, aclaro que todo esto que han leído es el método que yo sigo, y me sirve, pero que cada uno tendrá el suyo, más corto o más largo, ustedes ven que pueden sacar de acá.

Espero que les haya gustado, les sirva y cualquier consulta me la dejan en los comentarios o me preguntan por redes sociales, que con gusto les respondo.

Nos estamos leyendo.

Bye, Bye!

jueves, 25 de abril de 2019

RESEÑA: La Mística de la Feminidad

¡Hola, Hola! Terminamos abril con la reseña del libro de este bimestre para la #LCGafasVioletas.
La Mística de la Feminidad escrito por Betty Friedan y publicado en febrero de 1963 es considerado un libro clave en la segunda ola del feminismo.



"La mística de la feminidad" es un clásico del pensamiento feminista que se publicó originalmente en Estados Unidos en 1963. Se trata sobre todo de un libro de investigación respaldado por un abundante trabajo descriptivo, y sólo como consecuencia de esto se acaba convirtiendo en un libro militante, lo que lo aproxima al otro gran clásico del siglo XX, "El segundo sexo" , de Simone de Beauvoir. Friedan llama "mística de la feminidad" a esa imagen de lo "esencialmente femenino" , eso de lo que hablan y a lo que se dirigen las revistas para mujeres, la publicidad y los libros de autoayuda. Es una horma moral, fabricada en esos años, en la que se pretende, como en un lecho de Procusto, hacer vivir a todas las mujeres. Es algo inauténtico que, si se intenta llevar a cabo, produce consecuencias cada vez más graves. Comienza por un difuso malestar y termina por producir enfermedades verdaderas. Precisamente el libro comienza con un capítulo titulado "El malestar que no tiene nombre" . Estamos ante un libro extraordinariamente influyente que ha resultado ser decisivo en el acompañamiento de uno de los cambios sociales más determinantes del siglo XX: la posición y autoconciencia de las mujeres como grupo.



El libro comienza hablando sobre «el malestar que no tiene nombre» que estaba atacando a las mujeres de los años 50 y 60, y que los médicos no sabían cuál era su causa; tal vez demasiadas tareas domésticas o un trabajo excesivo en el cuidado de los niños, y la receta mágica que le ofrecían a estas mujeres era una hora de descanso de la casa y los niños. Pero Betty parece encontrar la causa a este malestar de las mujeres estadounidenses de clase media de barrios residenciales: la mística de la feminidad.

A partir de ahí y durante catorce capítulos, la autora nos presentará estudios psicológicos y sociológicos, trabajos de investigación de médicos y que ella misma realizó, estadísticas y reflexiones para llegar a la conclusión de que las mujeres estadounidense deben volver a educarse para trabajar y sentirse realizadas, y así poder formar una identidad propia aparte de su marido e hijos.


Mi relación con este libro terminó siendo un poco de amor-odio, pero sin llegar a un odio resentido. Me pasó algo muy similar a lo que les contaba en la reseña de Vindicación de los Derechos de la Mujer, el libro empezó muy bien, pero luego se vuelve confuso y con ideas que no comparto en lo más mínimo, para terminar encaminándose en una conclusión con la que estoy de acuerdo.

Friedan comienza presentando «el malestar que no tiene nombre», y a partir de ahí empieza a enumerar los factores que han contribuido a formar la mística de la feminidad. Tengo que decir que uno de mis capítulos favoritos fue el de las revistas femeninas, porque literal tranquilamente se podría decir que lo escribió pensando en la época actual y no en las revistas de 1959.

Betty Friedan
Propone una crítica a Freud desde su papel de psicóloga, a los educadores sexistas y a la industria de los electrodomésticos. De Freud deja muy en claro su odio a las mujeres y como el psicoanalista siempre quiso que el mundo pensara que las mujeres envidiaban el pene de los hombres, pero como él mismo parecía tener un rechazo a las mujeres que no fueran niñas infantiles y dóciles.

Culpa a los educadores de los college e institutos por no darles herramientas a las adolescentes y jovencitas para que aspiren a ser algo más que amas de casas. Los responsabiliza de los matrimonios jóvenes y la alta tasa de natalidad en esa época.

Su disputa con las industrias de electrodomésticos me pareció tan genial y más cuando cita discursos de los altos mandos de esas industrias donde se puede leer sin lugar a dudas que lo único que querían era vender comodidad a las mujeres, pero a la vez, contribuir a esa culpa que sentía la mujer si no realizaba las tareas domésticas por si sola.

Luego llegamos a la parte donde Betty y yo ya no coincidimos, y donde me perdí bastante. Nombra mucho la insatisfacción del placer sexual femenino y juro que el primer capítulo que lo nombró a mí me había quedado claro, así que no entendí porque lo seguía nombrando por tres capítulos más, pero mi problema con esto no es tanto que se lo nombre, porque siempre entiendo a lo que quiere llegar; mi problema es cuando ya comenzamos a culpar a las madres al mejor estilo Mary Wollstonecraft.

Betty nos dice que la falta de identidad de la mujer y la carencia de realización propia la imposibilitan para disfrutar del orgasmo, y en cierta manera estoy de acuerdo. La cosa se complica cuando me dice que las madres empujan a sus hijas a ser promiscuas para vivir a través de ellas lo que no pudieron por casarse jóvenes, y que vuelven homosexuales pasivos a sus hijos varones por no poder separarse de ellos y dejarlos que construyan su propia identidad.

Y creo que no es necesario que explique por qué no estoy de acuerdo con semejante barbaridad. Ni hablar de cuando la queridísima Betty dice que la homosexualidad femenina es menor a la masculina porque las niñas no tienen una relación tan estrecha con sus padres, y es que yo no entiendo, porque me estaba criticando a Freud en los capítulos anteriores, pero para hacer teorías sobre la homosexualidad sí sirven sus conceptos retrógrados.
Pero vamos a hacer paréntesis porque tampoco me quiero poner a hablar de cuando acusa a las lesbianas de feministas radicales que odian a los hombres y quieren obligar a las mujeres a practicar el lesbianismo, porque ya sería tocar un terreno muy sensible.

Estoy de acuerdo con todos los conceptos que propone para la realización de la identidad femenina, y todas las soluciones que propone para erradicar la mística de la feminidad. Su crítica a la educación se me hizo muy cercana, porque nombra a las universidades y sus planes de estudio que las madres-amas de casa no pueden llevar a cabo a tiempo completo, y me acordé muchísimo de todas las compañeras de clase que perdí cuando estaba estudiando la carrera; porque no podían trabajar, cuidar a los hijos, limpiar la casa y estudiar. Y fue con ese capítulo y la conclusión final que hace Betty, donde me di cuenta que la mayoría de mis compañeros de clase que desertaban, eran mujeres.

El libro termina con una conclusión muy similar a la que nos da Mary Wollstonecraft en el libro del bimestre anterior, y es la educación. La educación para las mujeres como forma de poder realizarse, llegar a conseguir un trabajo remunerado y tener esa sensación de sentirse útil consigo misma y con los demás.


Resumiendo, la Mística de la Feminidad es un libro de feminismo que hay que tomar como reivindicativo de muchas cosas, pero sin olvidar que fue publicado en 1963 y sus palabras atacan a colectivos que al día de hoy, quiero creer, son parte de una misma lucha.

Algo que me olvidé mencionar más arriba, pero me gustaría traer para que puedan dejarme su opinión en los comentarios, es que Betty invita a los hombres al feminismo, algo que está muy cuestionado hoy en día, pero ella afirma que la liberación de la mujer, es también la liberación del hombre. ¿Qué opinan ustedes?

Espero que les haya gustado y nos estamos leyendo.

Bye, Bye!

domingo, 21 de abril de 2019

BOOK TAG de Pascua

¡Hola, Hola! ¡Felices Pascuas! Hoy decidí hacer un stop con el contenido escritoril y traerles un booktag que vi en el blog Book Hooked Nook.


Conejos: un libro que desearías poder multiplicar.

Necesito más libros sobre el mundo de Máquinas Mortales, porque nunca son suficientes, no importa si ya hay 8 libros del mundo.


Huevo: un libro que te sorprendió.

Juego de Tronos. Fue un libro al que fui muy predispuesta a que no me gustara, y terminó estando en el puesto número uno de mis mejores lecturas en lo que va del año.


Caza: un libro que te resultó difícil conseguir.

Voy a decir los libros de Ursula K. Le Guin para #UnAñoConUrsula, porque de hecho, no los conseguí.


Corderos: un libro para niños que todavía disfrutas.

No lo sé. Podría decir los libros de Daring Do, o las historias cortas de Frozen que sacó Disney hace unos años.


Primavera: un libro con una portada que te hace pensar en la primavera.

Mi edición de Mansfield Park tiene colores muy pasteles (rosa y lila) que se me hacen muy primaverales. Y voy a decir una portada que me hace recordar al otoño para tener representación del hemisferio sur en este booktag, las portadas de las ediciones de bolsillo de los libros Jojo Moyes siempre son muy otoñales o invernales.


Jesús: un libro religioso o espiritual que amas.

Creo que nunca he leído un libro donde la religión tenga un papel tan importante.

Levantándose desde los muertos: un libro de un autor fallecido.

Como ya nombré a Mansfield Park, vamos a decir La Abadía de Northanger de Jane Austen.


Cestas: un libro que se encuentra en tu carrito de Amazon o lista de deseos en este momento.

Demasiados diría yo. Pero un libro que quiero leer y aún no ha llegado a Uruguay es Mystical, me muero de ganas por leer a Marta Álvarez; y un libro que es novedad de Océano y que muero por leer es La Sombra del Zorro de Julie Kagawa.


Caramelo: un libro dulce.

Solo tú me conoces y la escena del acuario #NeverSuperar.



Y eso es todo, espero que les haya gustado y nos estamos leyendo.

Disfruten del domingo, del chocolate y del feriado del lunes.

Bye, Bye!

jueves, 18 de abril de 2019

RESEÑA: El Marciano

¡Hola, Hola! Hoy les traigo la reseña de un libro que leí gracias a la lectura conjunta que organizaron Kate del blog Banana Books y Agus de la cuenta @agusthereader.


Seis días atrás el astronauta Mark Watney se convirtió en uno de los primeros hombres en caminar por la superficie de Marte. Ahora está seguro de que será el primer hombre en morir allí. La tripulación de la nave en que viajaba se ve obligada a evacuar el planeta a causa de una tormenta de polvo, dejando atrás a Mark tras darlo por muerto. Pero él está vivo, y atrapado a millones de kilómetros de cualquier ser humano, sin posibilidad de enviar señales a la Tierra.

De todos modos, si lograra establecer conexión, moriría mucho antes de que el rescate llegara. Sin embargo, Mark no se da por vencido; armado con su ingenio, sus habilidades y sus conocimientos sobre botánica, se enfrentará a obstáculos aparentemente insuperables. Por suerte, el sentido del humor resultará ser su mayor fuente de fuerza.

Obstinado en seguir con vida, incubará un plan absolutamente demencial para ponerse en contacto con la NASA.


El Marciano es la novela debut del escrito Andy Weir, autopublicada en 2011 y reeditada por una editorial tradicional en 2014. Su adaptación al cine, protagonizada por Matt Damon fue estrenada en octubre del 2015.

Nos cuenta la historia de Mark Watney, un astronauta que luego de ser golpeado por una tormenta de arena y dado por muerto por su tripulación, queda abandonado en Marte, sin comunicación con la Tierra y sin una manera de avisar que está vivo y tiene ganas de sobrevivir.

El ingenio de Mark y sus especialidades en ingeniería y botánica lo ayudaran a mantenerse con vida, mientras en la Tierra descubren que está vivo y comienzan a idear un plan para regresarlo a casa, pero en vez de un plan terminan siendo cerca de una docena porque siempre todo parece salir mal.

Durante cientos de soles Mark será la primera persona en vivir en Marte con la intención de no ser la primera en morir allí.


Andy Weir
Como les dije al principio, este es un libro que leí gracias a una lectura conjunta y tengo que admitir que si no fuera por eso, nunca lo habría leído. Ya había tenido mi dosis de ciencia ficción con la buena de la Ursula, y la verdad es que sigue siendo un género con el cual no me ubico muy bien, aunque la ciencia ficción espacial sigue siendo mi favorita. Aun así, decidí darle una oportunidad y vaya sorpresa que me lleve, porque tengo que decir que este libro me ha gustado mucho.

Sin dudas algo que ya se resalta hasta en la sinopsis de la novela es el sentido del humor del protagonista. Mark narra todos los sucesos que le suceden (y no son pocos) desde la primera persona, con un toque de humor sarcástico y hasta a veces ácido, volviéndola una narración destinada a sacarte una sonrisa y tal vez más de una carcajada con sus ocurrencias.

Tengo que decir que de verdad no son pocos los sucesos que le pasan a este chico, porque uno diría que estando en un planeta vacío no podría pasarle nada malo, pero es que los soles dónde Mark no tiene que reparar algo que se ha roto o comienza sus capítulos con un "Mierda. Estoy jodido", son muy pocos.

Pero a la vez este desencadenamiento de sucesos que te narra toda la novela, mantiene la trama ágil y activa, porque sumado a sus problemas, tenemos todo lo que sucede en la Tierra; y este es otro punto a favor desde mi perspectiva.

El autor narra en primera persona como Mark, pero se mueve hacia otros narradores en tercera para presentarle al lector qué sucede con la NASA, con las familias y con aquella tripulación que daban por muerto a su sexto compañero. Esta intercalación de escenas, mantiene una trama muy activa, aunque hubo por momentos (cerca del final) donde se me hizo un poco lenta, pero nada que me llevara a querer abandonar la lectura.

Debo admitir también que el excesivo lenguaje técnico que tiene el libro llevaba a desconcentrarme de a ratos. Si la información que encontré no está mal, el autor es físico e ingeniero, y su padre trabaja (o trabajó) en algo de ingeniera espacial, y eso hace que su documentación y manejo de toda esa información sea muy buena. No dudo que alguien con un mínimo y un poquito más de conocimientos en física no tenga problemas mayores en entender la información que da, pero yo que al día de hoy sigo sin entender cómo funciona la velocidad de la luz, la verdad es que me perdía bastante, y mi emoción cuando el personaje creó agua fue superior al de muchas personas.

Fuente
Peeeero, que lo vuelvo a repetir, tenía una necesidad tan grande por saber si Mark escapaba de Marte o no, que me daba igual no entender cómo lo había logrado. Y es que, de verdad, la manera en que empaticé con estos personajes es lo más importante de este libro. 

Si bien me encantó el humor de Mark, tengo que admitir que se lanza algunos comentarios sexistas que estarían de más, pero también comprendo que son parte de su personalidad y si no tuviera defectos, tal vez no hubiera llegado a empatizar con él como lo hice. Pero no es solo él, todo ese equipazo que trabajaba desde la Tierra para poder salvarlo, y a los que le salía todo mal. Cada lanzamiento que hacían, yo estaba leyendo el libro como si fuera otra espectadora más viendo el lanzamiento de un cohete por televisión.

Aunque ni hablar de la tripulación de la Hermes, esa gente es más buena y se merecen un aumento, un abrazo y un puré de patatas. Esta gente sufrió cuando perdió a su compañero, sufrió cuando lo volvieron a encontrar y todo salía mal, y tomaron un montón de decisiones difícil para ayudarlo en lo que sea para poder salvarlo; son eso que se llama equipo.

Para finalizar, tengo que nombrar el mensaje final que da el autor, no voy a decir cuál es porque me gustaría que lo descubrieran ustedes mismos, pero concuerdo mucho con sus palabras, y me parece un mensaje super bonito para poner en una novela donde la supervivencia y el apoyo colectivo son el tema central. 


Eso ha sido todo, y por si no quedó claro, les recomiendo El Marciano y ojalá poder algo más del autor muy pronto.

Espero que les haya gustado y nos estamos leyendo.

Bye, Bye!

domingo, 14 de abril de 2019

Productividad escritoril

¡Hola, Hola! Seguimos con estos domingos escritoriles y hoy vamos a hablar sobre algo que me preguntan mucho: ¿cómo hago para escribir tanto? ¿cuál es mi secreto mágico para mi productividad escritoril?


Voy a dividir esta entrada en dos partes; por un lado les voy a contar cómo hago para mantener el blog al día, y por el otro, lo referido a la escritura en sí.

Durante #MUJERES2019, me llegaron varios mensajes preguntando cómo hacía para tener una entrada lista cada día, y mi respuesta simplemente era «las escribí hace un mes»; ahí las personas se ponían a recalcular y resumían que era una chica inteligente. Gracias por eso.

Pero sí, mi secreto mágico para nunca fallar un jueves en el blog es ese; tener las entradas listas desde muchísimo antes. Tengan en cuenta que la reseña de Viaje al Centro de la Tierra la escribí antes de empezar a escribir las entradas para #MUJERES2019, y ustedes la leyeron después. La reseña de El nombre del mundo es bosque del jueves pasado la escribí el 7 de marzo, y la tenía completamente lista desde el martes 2 de abril.

¿Por qué hago esto? ¿Cómo lo hago? Pues porque a mí me funciona, y soy incapaz de empezar a leer un libro sin haber reseñado el anterior. Es cierto que no reseño todos los libros que leo, pero si una gran mayoría, y muchas veces no es necesario que me sienta a escribirlas de una para dejarlas completamente prontas.

Si termino un libro y estoy fuera de casa, siempre tengo una libreta donde una vez concluido, hago anotaciones sobre los temas que quiero hablar en la reseña, cosas que me llamaron la atención y la sensación que me dejó el libro al terminarlo. Una vez estoy frente a la computadora, escribo la reseña, y unos días antes de publicarla, la releo, hago modificaciones, porque a veces suelo cambiar un poco de perspectiva, y la dejó pronta, con sus imágenes y portada lista para publicarse.

Así que básicamente es eso, mi secreto es ser organizada, y para ser organizada mi mayor arma es el bullet journal, pero cada uno puede tener la suya propia, solo es buscarla y adaptarla a nuestro ritmo.


Ahora bien, para la escritura ya es un poco más complicado, porque realmente no tengo un secreto mágico, y muchos de los consejos que podría darles, los nombré en la entrada sobre motivación, pero voy a contarles más o menos qué es lo que yo hago para lograr terminar mis novelas, que es una de las preguntas que más me hacen.

Y la verdad es que lo que yo hago para terminar mis novelas es muy simple y algo que podemos llegar a hacer todos desde mi humilde punto de vista, y es...escribir. Lo sé, es un poco chocante y revelador para algunas personas, pero de verdad, lo único que hago es escribir.

Tengo una rutina de escritura, y no puedo terminar el día sin haber escrito por lo menos 100 palabras, un párrafo, una frase, lo que sea. Mi mente tuvo que haber tildado la tarea de escribir antes de irme a dormir, de lo contrario no se apaga, y sigue trabajando. ¿Es un poco obsesivo y tal vez, hasta poco sano? Sí, pero de verdad que es lo único que hago; escribir todos los días, en cualquier momento del día que yo sé que le voy a poder dedicar aunque sea 20 minutos.

Formar esta rutina no me ha llevado mucho tiempo porque tengo un cerebro mega fan de las rutinas, que tiende a llevarme a hacer todos los días lo mismo en el mismo momento del día, y es cierto que cuando tengo que cambiar ese momento hace un poco de cortocircuito, pero se sobrepone a las situaciones límites.

¿Qué consejo puedo darles para que intenten formar esta rutina? Justamente eso, que lo intenten. Si tienen libres las mañanas hasta las 10, nos levantamos a las 8 y mientras desayunamos podemos estar media hora escribiendo algo, y hacerlo diariamente; lo mismo si tenemos las tardes libres. Yo entiendo que hay personas que trabajen 12 horas fuera de sus casas y cuando llegan lo menos que quieren es escribir, pero tal vez sales temprano los sábados y tienes libres los domingos, pues usa esos días para marcarte una rutina.

Hay que comprender que escribir como tarea que tú quieres llevar a cabo, requiere una responsabilidad, y esa responsabilidad tiene que ver con la constancia. Ni hablar si quieres dedicarte a escribir, ya sea de manera profesional o semiprofesional, necesitas ser constante y muchas veces vas a tener que obligarte a sentarte a escribir.

También es necesario descansar y tomarse un respiro cuando lo necesitamos, pero otras veces nuestro cansancio tiene que ver con la pereza. Cuando tienes un trabajo remunerado donde tienes que levantarte temprano y te da pereza, lo haces de todas formas, pues en la escritura es lo mismo, solo que para que lleguen a pagarnos el camino es más largo.

Suelo hablar mucho sobre el tema de las palabras que escribo, y es que esa es la manera en que yo mido mi productividad, por así decirlo. Sé que mi mínimo son unas 400 palabras y lo máximo que puedo llegar a escribir en una sentada son cercas de 2.000, así que casi siempre mi apuesta al día a día son 400, si llego genial, si no, tampoco pasa nada. Hay que forzarse y tomárselo en serio, pero tampoco nos vayamos al otro extremo de machacarnos cuando las cosas no salen.

Otra cosa que uso mucho son los retos de escritura, desde el Nanowrimo y sus 50.000 palabras en un mes, pasando por estos Camp Nanowrimo más serenos, o retos y maratones que surgen en redes sociales. A mí me ayudan mucho a centrarme de que durante ese mes o ese fin de semana, la escritura es lo primordial.

Algo que he visto que a algunas personas les funciona es tener lectores betas durante la escritura de su novela, porque es como un incentivo de semana a semana tener un capítulo listo para mandárselo al beta. Personalmente no me serviría, porque mis borradores son un caos y yo no corrijo mientras escribo, y sé que me estresaría tener una persona leyendo todas las barbaridades que escribo en esos borradores, que muchas veces ni yo las entiendo y debo reescribir.

Y ahí vendríamos al otro consejo que es muy subjetivo. Cuando escribo hago solamente eso, escribir. ¿Esto trae problemas y trabajo extra? Sí. Siendo brújula y no releyendo lo que voy escribiendo, es muy común que al final queden cosas inconexas y que no tengan mucho sentido, pero para eso existen los bellos meses de la corrección (de los que hablaremos el último domingo).

Esto está quedando super eterno así que vamos a redondear con el último consejo: escribe por escribir.

No sé hacen una idea la cantidad de personas que me preguntan por qué escribo tanto si luego no tengo la intención de publicar nada, y es cierto, pero a veces creo que es justamente eso mi mayor secreto mágico.

Escribo para mí, a mis tiempos, de la manera que a mí me gusta y sobre las cosas más bizarras, y hacerlo así me da ese empuje para lograrlo. Cuando termino una novela, tengo esa felicidad de que terminé un proyecto super bonito al que le entregué muchos días de trabajo, pero no estoy pensando «Genial, ahora la corrijo y me pongo a buscar editoriales para mandarlo», no, soy feliz porque voy a poder releer esa historia que escribí para mí.

Escriban para ustedes, sobre los temas que les interesa o sobre situaciones que les sucedieron a un amigo. Pero escriban porque quieren escribir, no porque quieren publicar. Debe ser hermoso ver tu libro en librerías, recibir el sí de una editorial y leer reseñas de tu libro, pero para que suceda todo eso, primero hay que escribirlo.

La publicación es solo un puente entre tu libro y tus lectores, pero tampoco es la única. Cuando empieces una novela, que tu meta principal no sea publicar, sino escribir, porque a eso nos vamos a dedicar a ese momento. Cuando la corrijas que tu meta sea que esté lo más bonita posible para que otras personas la lean, y cuando pases por todo eso, ahí sí, que tu meta máxima sea publicar, de la manera que sea. Mientras tanto, escribe.


Y eso ha sido todo, espero que les haya gustado y nos estamos leyendo.

Bye, Bye!