viernes, 9 de marzo de 2018

La Figura de la Mujer en: El Vampirismo

Hola, Hola! Seguimos con esta semana tan especial y hoy venimos hablar sobre un tema que empecé a investigar en octubre del año pasado, como motivo de la escritura del #ProyectoMikaela para el #Nanowrimo2017. ¿Cuál es el papel de la mujer en la cultura del vampirismo?


El vampirismo, la figura del vampiro, siempre ha connotado a algo negativo, salvaje, inhumano, pero aun así, todos estos adjetivos dirigidos a la mujer vampiro tienen un significado distinto y mucho más negativo.

La mujer vampiro muchas veces se asemeja a la figura de la bruja, pero a un nivel mayor, porque siempre es hermosa, letal, seductora y tiene un poco más de elegancia que el vampiro. Y si nos ponemos a pensar o recordar adaptaciones, series, animaciones, la vampira muy probablemente sea el enemigo, y de no ser así, muy probablemente sea porque está acompañada de un vampiro "bueno".

Para explicar esto podemos traer como ejemplo la obra por excelencia a la hora de hablar de vampirismo, Drácula. Junto al conde viven tres hermosas vampiresas que tratan de seducir al abogado Harker, y son interrumpidas por Drácula quien les entrega un niño para que beban su sangre.

Y... ¿por qué es antagonista o personaje secundario la mujer vanpiro? Por la escasez de mujeres vampiros en las historias. Cuando empecé mi documentación (que tampoco esperen fue la gran cosa) me di cuenta los pocos libros que hablan sobre la mujer vampiro. Hay muchísimas novelas góticas, de fantasía, románticas que toman el tema del vampirismo, pero todas parecen seguir dos patrones desde hace décadas.

Creo saber, que uno de ellos es de conocimiento publico, debido a las últimas novelas románticas contemporáneas han salido en los últimos años: hombre vampiro que se enamora de humana frágil e inocente.

Por otro lado, tenemos al vampiro malvado antagonista enemigo natural de algún cazador de monstruos, que casi siempre termina secuestrando o matando al interés amoroso del protagonista. y como no, esta es una humana bella e inocente.

Ahora yo me pregunto, ¿de quién se enamoran las mujeres vampiro? ¿cuál es el patrón de sus historias?

Pues la mujeres vampiros no se enamoran y sus historias no tienen ningún patrón, porque no existen. Hay relatos, poemas, novelas cortas que toman la figura de la mujer vampiro, pero en prácticamente todas, las mujeres vampiros son seres semejantes a las brujas que solo aparecen para seducir, despedazar y luego simplemente desaparecer o morir.

Y les voy a traer la novela (por no decir la primera) que trata el tema de la mujer vampiro: Carmilla por Sheridan Le Fou, publicada en 1872. Muchos la consideran la primera novela que trata el vampirismo y una gran inspiración para Bram Stoker a la hora de crear Drácula.

Carmilla nos narra la historia de una joven llamada Laura, quien vive en soledad con su padre y algunas criadas. Un día, tras un curioso accidente, reciben a una huésped en su alejado castillo. Laura se muestra feliz de por fin tener una amiga con la cual conversar, pero a la vez comienza a tener miedo por los comentarios y comportamientos de Carmilla. A la vez, una serie de muertes extrañas a jóvenes doncellas están sucediendo en los alrededores.

Para llegar a lo que quiero explicar, tengo que hacer una serie de spoilers sobre la historia y el final, así que si no han leído la historia y les interesa hacerlo, tal vez es mejor que cierren la entrada, y vuelvan a ella una vez terminado el libro.

Pero... ¿cómo nos presenta Sheridan a Carmilla? En cuanto a descripciones físicas, pues es el cliché de siempre (piel pálida, labios rojos, belleza extrema) y él le agrega una supuesta enfermedad que la vuelve débil (obviamente haciendo referencia a la intolerancia de los vampiros al sol). Pero es el comportamiento de Carmilla y el final de la novela lo que llama mi atención cada vez que vuelvo al tema.

Carmilla es, según lo que describe y cuenta el autor a través de la narrativa de Laura, una vampiresa lesbiana. Ella solo se acerca a jóvenes mujeres y siempre con la misma táctica de seducción hasta llevarlas a la muerte. Pero con Laura parece querer hacer algo distinto, es muy directa y en ningún momento desmiente los sentimientos hacia ella, y curiosamente, la futura muerte de Laura parece llevar más tiempo que las de las otras jóvenes.

Si Carmilla se había enamorado de Laura y tenía pensado transformarla para así poder seguir viviendo su inmortalidad con ella, nunca lo sabremos. Carmilla es asesinada por dos hombres (¡o sorpresa!) y la inocente y dulce Laura es salvada, y recuerda todo como un pasado de terror que desearía olvidar.

¿Por qué me molesta este final? Porque es la vampira la que muere y la humana la que es salvada por hombres. Porque en todas las novelas que tienen una mujer vampiro es ella la que muere o la que lo hace primero. En Van Helsing (película) mueren todas las esposas de Drácula y después muere él.

La figura de la mujer vampiro no solo se ve perjudicada por todos los adjetivos sádicos que se le atribuyen, sino que desaparece primero y siempre queda como un mal recuerdo.


Tengo mucho más para contar sobre este tema, pero me está quedando muy extenso y mi vena fangirl no se quiere apagar, por lo que es muy probable que la entrada no quede como me gustaría, pero prometo serenarme para las entradas que quedan, y tal vez volver hacer una mejor en el futuro.

Así que eso sería todo por hoy, nos vemos mañana con otra entrada.

Bye, Bye!

2 comentarios:

  1. Hola! interesante aporte, es momento de crear una vampira con una buena historia señorita escritora.
    Besos

    ResponderEliminar