domingo, 3 de diciembre de 2017

Resumen del #Nanowrimo2017

Empezamos los domingos de escritura con el resumen de lo que fue este Nanowrimo 2017.



La verdad que para mi esta experiencia en el Nanowrimo fue enriquecedora y productiva a niveles impensados. Al 30 de noviembre había logrado cosas que siempre pensé que me llevarían meses, como terminar una novela. 

Como dije en el primer post, para este reto decidí embarcarme en un proyecto nuevo al cual bautice como #ProyectoMikaela, y si bien tuve mis días malos y diferentes contratiempos, lo logré. Logré terminar la novela con mas de 40.000 palabras y seguir con el proyecto que ya tengo empezado desde setiembre, y conseguir las 50.000 palabras. Porque sí, he ganado el reto



Lo hice, lo hice, y fue una satisfacción enorme.

De verdad, estoy deseando imprimir el certificado que te dan y colgarlo en la pared de mi cuarto. Tenerlo ahí cada vez que quiera desechar todo y autoboicotearme hasta lo inimaginable; para decirme: "Romina, pero si hiciste esto, ¿porque no podrás con esto otro?"

Porque yo me quedó con eso del Nanowrimo, lo bueno que me aportó, todo lo que aprendí, la rutina de escritura que logré desarrollar y la nueva novela que tengo terminada.

Entonces, ¿recomiendo participar en el Nanowrimo el próximo año? 

Sí, pero siempre teniendo en cuenta algo muy importante. El reto no es ganar, sino todo lo que he dicho anteriormente. Participa del Nanowrimo sabiendo que puede que no llegues a la meta, y no te frustres por ello. Escribe todos los días, no importa el número de palabras, escribe. Y a esto le agregó, no corregir; escribe, solo escribe. Corregir nos frustra y nos hace querer renunciar, el simple conteo de palabras ya es demasiada presión, no aportes más queriendo que todo salga perfecto.

Cuando todo termine, hayas ganado o no, siéntete orgulloso por haberlo intentado y porque de seguro tienes una buena historia que continuar.

Eso es todo lo que quería contarles, y agradecerles una vez por todo el apoyo que me dieron en redes sociales. ¡Muchas gracias!

Y ahora yo los dejo, porque hoy es domingo lo que significa #Dmaraton, y tengo una novela de fantasía épica que continuar.

Nos vemos en una próxima entrada.

Bye, bye!

2 comentarios:

  1. Felicitaciones por cumplir el reto Romi! Sin dudas generar la rutina de escritura es lo mejor que te puede pasar.
    Una vez, en un curso de actualización una profe nos hablaba de lo impensable que era pedirle al alumno que en noventa minutos pudiese: pensar, planificar, escribir y corregir.
    Enumeró, ni me acuerdo siguiendo a quién, algunas etapas de la escritura: la del loco (en el que el autor escribe lo que espontáneamente surge), la del arquitecto (luego de leer lo escrito hace el plano de la construcción/texto), la del albañil(la construcción del texto/pasarlo a limpio, teniendo en cuenta el plano) y, por último, la del carpintero (encargado de pulir las imperfecciones.)
    Me pareció genial y quería compartirlo contigo.
    Leyéndote me acordé de una canción: "El enemigo peor/ese gran saboteador/ siempre será uno mismo y ese miedo a estar mejor"
    Saludos, nos leemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! (Recién leo el comentario) La verdad que sí, escribir lleva su tiempo y proceso de creación, y me encanta la enumeración de las diferentes profesiones porque es muy real.

      Eliminar