jueves, 24 de enero de 2019

Reseña: Vindicación de los Derechos de la Mujer

¡Hola, Hola! Hoy les traigo la reseña del primer libro de la lectura conjunta feminista que organizan Laura del blog Palabras Ajenas y Agustina del blog La Biblioteca de Hermione. Vindicación de los Derechos de la Mujer escrito por Mary Wollstonecraft se va a estar leyendo durante los meses de enero y febrero, así que pueden unirse cuando quieran.



La vida de Mary Wollstonecraft (1759-1797) marcó claramente la vocación de sus textos y el mérito de una escritura desafiante con el espacio entonces negado a las mujeres. El contexto de la Revolución francesa y sus circunstancias personales la convirtieron en una fascinante excepción del pensamiento de la época. "Vindicación de los derechos de la mujer" aborda la inclusión de la mujer en los principios universales de la Ilustración, así como la aplicación del principio de igualdad, la educación y la emancipación de los prejuicios. La distancia que separa el tiempo de May Wollstonecraft del presente tan sólo cambia el modo de formular las preguntas, pero no el fondo de las mismas. Esta obra constituye uno de los pilares fundamentales de la teoría feminista contemporánea.



No sé muy bien cómo hacer la reseña de un libro de no ficción, así que me disculpo de antemano si algo no se entiende o esto parece cualquier cosa menos una reseña.

Vindicación de los Derechos de la Mujer (A Vindication of the Rights of Woman) es un ensayo feminista escrito por Mary Wollstonecraft a finales del siglo XVIII, y lo que denuncia en su obra es el derecho de la mujer a la educación para que todas puedan desarrollar una mente racional, se olviden de frivolidades y sean mejores madres y esposas.

Mary Wollstonecraft
Es una de las primera obras feministas y fue escrita durante el movimiento de la Ilustración, y eso se nota muchísimo. Wollstonecraft hace hincapié en la mente analítica y en el poder de la razón para solucionar todos los males que acechan a las mujeres. Una mujer que es capaz de razonar es una mujer libre, una buena compañera para su marido y una madre que educara a sus hijos desde el amor y el conocimiento.

Entiendo porque se considera un texto feminista, y hay un feminismo muy pasional entre sus páginas, pero creo que es un feminismo muy arcaico. Por más que Mary Wollstonecraft fuera una revolucionaria en su época, seguía siendo el siglo XVIII, seguía estando presente la Revolución Francesa, y eso se nota.

Habla sobre la diferencia de las clases sociales de la misma manera que habla sobre las diferencias entre el hombre y la mujer, responde a muchos trabajos escritos por grandes pensadores de la época como el gran conocido Rousseau, y termina su libro haciendo una especie de guía sobre la moralidad y la educación para ambos géneros.
“Que mi propio sexo me disculpe si trato a las mujeres como criaturas racionales en vez de hacer gala de sus gracias fascinantes y considerarlas como si se encontraran en un estado de infancia perpetua, incapaces de valerse por sí solas”.
La primera parte del libro, donde creo que se siente más fuerte su feminismo y la forma en que se burla de los escritos machistas de sus colegas, me encantó. Es la razón por la que tiene tres estrellas en goodreads, porque a partir de la segunda parte, las cosas se ponen demasiado intensas.

Al inicio es un ensayo que apunta a la crítica y a la reflexión, y me sorprendió y me asustó por partes iguales, descubrir que el siglo XVIII no era tan diferente al siglo XXI.

Habla sobre la manera en que se educa a las niñas para ser dóciles y refinadas, y a los niños para ser fuerte pero educados, y como no pueden aspirar a ser bravucones pero tampoco deben ser sentimentalistas. La manera en que la niña debe jugar a la muñeca y entre las paredes de su casa, porque si sale a jugar al exterior se convertirá en una salvaje que no sabrá arreglar su vestido.

Cuando habla de las diferencia de clases también me pareció muy acertado, porque deja en claro que las mujeres con privilegios deben ayudar a las demás, y no menospreciar a la mujer de clase media.

El problema es cuando pasamos la mitad del libro y parece que otra persona comenzó a escribir. Tiene la misma intensidad y fuerza de palabra que la primera parte, pero se contradice con lo que dijo antes, y si bien muchas veces estaba de acuerdo con lo que decía, no con la manera en que lo hacía.

Sentía que estaba atacando a las mujeres, las estaba responsabilizando de ser dóciles, frívolas, adulteras, malas madres y esposas, cuando creo que, desde mi punto de vista, la base del feminismo debe ser apoyarnos entre todas y no juzgar si la de al lado aún sigue creyendo que el machismo no existe o tiene actitudes que van en contra de lo que luchamos. Las mujeres nunca somos la culpable del machismo que nos consume. Sí, hay muchas mujeres que reproducen el patriarcado, pero no por eso son culpables, son hijas de la única sociedad que conocen.
“Hagamos a las mujeres criaturas racionales y ciudadanas libres, y rápidamente se volverán buenas esposas y madres, esto es, si los hombres no descuidan los deberes de maridos y padres”.
Wollstonecraft les quiere hacer entender a las mujeres que deben ser mujeres racionales y dejar atrás las sensibilidades. No deben aspirar al amor sino a la amistad y convertirse en compañeros con sus esposos, cosa con la que estoy de acuerdo, pero llegó un punto en que su poca creencia en el amor romántico me chocó bastante. Si una mujer quiere ser romántica, está en todo su derecho de serlo, y no por eso es menos racional y más estúpida.

Habla sobre algo en lo que estoy de acuerdo: la educación pública y mixta. Niños y niñas aprendan lo mismo, para que tengan las mismas oportunidades de pensamiento, pero mi problema con esto está en la forma en que lo dice. Machaca mucho a los padres (madre y padre) y entiendo todo lo que denuncia, pero había frases que no sabía cómo interpretarlas; llegó un momento donde me pareció leer homofobia de su parte y ya me pareció demasiado.

Cuando comienza a hablar de la moralidad y de la religión, me perdió y comencé a leer por arriba, porque no tenía ganas de leer cómo acusa a las prostitutas y a las mujeres adulteras, hasta hace referencia al poliamor de manera despectiva, y volvió a ser demasiado.


En fin, Vindicación de los Derechos de la Mujer es un libro que yo no catalogaría como feminismo, o por lo menos, aclararía que tiene conceptos que el feminismo del siglo XX y XXI han luchado por reivindicar. Entiendo que fue escrito hace 200 años, pero así como había cosas que me sorprendía que siguieran igual, me alegré por cosas que sí hemos cambiado, principalmente en las mentes de las mujeres.

Recuerden que la lectura feminista nos va a acompañar durante todo el año y aún les queda febrero y esta semana de enero para leer a Mary Wollstonecraft y sacar sus propias conclusiones.


Espero que les haya gustado y nos estamos leyendo.

Bye, Bye!


ACLARACIÓN: No pude conseguir este libro en español, así que lo leí en inglés. Quiero creer que entendí la mayor parte del texto, pero admito que había cosas que las tuve que buscar, porque mi mente no podía procesar. Si ustedes lo leen e interpretan alguna cosa de manera distinta, les agradecería que me lo dijeran, porque puede ser que yo me equivocara o entendiera mal.

15 comentarios:

  1. Interesante libro.

    Sobre tu comentario a la segunda parte
    "Sentía que estaba atacando a las mujeres, las estaba responsabilizando de ser dóciles, frívolas, adulteras, malas madres y esposas, cuando creo que, desde mi punto de vista, la base del feminismo debe ser apoyarnos entre todas y no juzgar si la de al lado aún sigue creyendo que el machismo no existe o tiene actitudes que van en contra de lo que luchamos. Las mujeres nunca somos la culpable del machismo que nos consume."

    Yo creo que le estaría dando la razón a Wollstonecraft. Lo interpreto como un pensamiento tendiendo un poco al futuro existencialismo, basado en que cada individuo es responsable por sus acciones en tanto agente racional y que no es válido "culpar a otros" por la forma en que se comporta. Esto naturalmente aplica de igual forma a ambos géneros: o ambos son enteramente responsables por sus acciones (o "machismo que les consume") o no lo son. Diría que la forma en que habla de las mujeres es una crítica social más que un juicio que considerar sentimentalmente, y Wollstonecraft adoptando una postura imparcial (o de igualdad, más que a favor de las mujeres) hace una crítica que señala tanto lo que considera positivo como negativo.

    En la versión que encontré tiene como 500 páginas. Aunque por lo que leo me gusta el libro, seguramente lo lea en algún momento entre julio y agosto cuando esté con más tiempo libre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, el libro es muy personal, lo escribe desde su perspectiva de mujer de clase media y por eso parece tener tanta rabia contra las mujeres con privilegios. Existencialista, racional o lo que sea, sigo pensando lo mismo, que la figura de la mujer esté asociada al ser dócil no es culpa de la mujer. Obviamente que si una mujer es adultera está cometiendo una mala acción y debe hacerse responsable, pero como dije en la reseña, estoy de acuerdo en muchas cosas que dice, pero no en el modo en que las dice, y esta es una de esas. Me alegra saber que la reseña prendió tu curiosidad, y espero que puedas darles una oportunidad y sacar tus propias conclusiones.

      Eliminar
  2. No e leído nada de esto. Y tampoco sabría como comenzar a leerlo .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los libros de no ficción son un poco complicado a veces, pero está bueno darles alguna oportunidad de vez en cuando, pero siempre sabiendo que no son lectura ligera.

      Eliminar
  3. ¡Me encantó la reseña, Romi! Me gusta leer reseñas críticas y con fundamentos. En un principio, cuando nombraste las contradicciones en la obra, pensé en una mala traducción, pero cuando ví que lo leíste en su idioma original quedé asombrada. Algo que me molestó muchísimo durante toda la reseña fue ver cómo ella misma afirmaba que "ser buena mujer" implicaba ser buena esposa y madre, pero entiendo que es un siglo completamente distintos y me alegra ver como esa postura actualmente ha cambiado en muchas cabezas.
    ¡Nos seguimos leyendo, besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mica! Fue confuso, pero creo que es por lo rápido que escribió el libro y se nota que lo hizo desde la rabia, y eso a veces no es lo mejor. Coincido contigo, es bueno saber que hemos cambiado algunas posturas.

      Eliminar
  4. pensé que ya te estaba siguiendo . Ahora me doy cuenta que no. Asi que, ahora tenes una nueva seguidora .

    ResponderEliminar
  5. Hola, bella. Yo creo que al revés, es de las reseñas que escribiste que más me gustaron. Especialmente por el detalle y el nivel de los argumentos.

    No leí este libro y es de mis grandes pendientes. Espero tener la oportunidad eventualmente, y entonces tener en cuenta tu opinión también.

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aaaayyy, muchas gracias! -justo en el corazón blogger- Ojalá puedas darle una oportunidad pronto y así poder dialogar. Gracias por pasarte!

      Eliminar
  6. Hola Romi! Celebro tu entusiasmo y tu participación en la iniciativa, que lo hayas leído en inglés es un agregado interesante.
    Yo voy despacio pero segura. Ya te contaré.
    Besos, nos leemos

    ResponderEliminar
  7. Holaa! Me encantó tu reseña, a mi entender está muy bien, aunque yo no he leído el ensayo. No he leído ningún ensayo en realidad, aunque tengo intenciones de este año incluir lecturas feministas a mi lista. Pero no quiero leer cosas de siglos pasados, sino algo más contemporáneo.. Mala Feminista por ejemplo, a decir verdad no tengo mucha experiencia y no sé por dónde empezar, pero definitivamente quiero que sea algo contemporáneo. Por esa razón no creo que lea este ensayo en un futuro próximo
    Un besoo Romi <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Yo te recomiendo empezar por Feminismo para principiantes de Nuria Varela y El feminismo es para todo el mundo de bell hooks, son lecturas muy ágiles, sobretodo el primero, es una guía muy práctica.

      Eliminar